EPA en español

Avisos de salud sobre el PFOA y PFOS en el agua potable

Avisos de salud

La EPA estableció avisos de salud sobre el ácido perfluorooctanoico (PFOA, por sus siglas en inglés) y el sulfonato de perfluorooctano (PFOS, por sus siglas en inglés), según la evaluación de la agencia de los datos científicos más recientes revisados por colegas, para proporcionar información a los operadores de sistemas de agua potable y funcionarios estatales, tribales y locales que tienen una responsabilidad central en la supervisión de estos sistemas sobre los riesgos de salud de estas sustancias químicas de manera que puedan adoptar las medidas adecuadas con el fin de proteger a sus residentes. La EPA está comprometida con el respaldo de los sistemas de agua estatales y públicos en la medida en que se determinen los pasos apropiados para reducir la exposición al PFOA y al PFOS en el agua potable. A medida que la ciencia evolucione con respecto a los efectos en la salud de estas sustancias químicas, la EPA seguirá evaluando evidencia nueva.

Con el objetivo de proporcionar a los estadounidenses, incluso a las poblaciones más delicadas, un margen de protección contra la exposición de por vida al PFOA y al PFOS en el agua potable, la EPA estableció el nivel de aviso de salud en 70 partes por un millón de millones.  

¿Qué es una recomendación sanitaria?

Las recomendaciones sanitarias proporcionan información sobre los contaminantes que hay o se prevé que pueda haber en el agua potable y que pueden producir efectos en la salud humana. Las recomendaciones sanitarias de la EPA no son reglamentarias ni exigibles por ley; solo proporcionan información a los organismos estatales y a otros funcionarios de salud pública sobre los efectos en la salud, metodologías analíticas y tecnologías de tratamiento asociados con la contaminación del agua potable. El nivel de recomendación sanitaria de la EPA en cuanto al ácido perfluorooctanoico y al sulfonato de perfluorooctano (PFOA y PFOS, respectivamente, por sus siglas en inglés) ofrece un margen de protección para todos los estadounidenses contra los efectos adversos en la salud que podría provocar toda una vida de exposición a PFOA y PFOS en el agua potable.