EPA en español

Elija pescados y mariscos de manera sensata

Infórmese: Recomendaciones sobre el consumo de pescados y mariscos

Los pescados y mariscos son una parte importante de una dieta saludable. Son una fuente de proteínas de alta calidad, magras y de bajas calorías. Contienen nutrientes esenciales y ácidos grasos omega-3, y tienen pocas grasas saturadas.

Una dieta bien equilibrada que incluya una variedad de pescados y mariscos puede contribuir a la salud cardíaca y a un buen crecimiento y desarrollo en los niños.

Sin embargo, algunos pescados y mariscos pueden contener sustancias químicas que presenten un riesgo para la salud. Cuando los niveles de contaminantes no son seguros, se recomienda limitar o evitar el consumo de ciertas especies de pescados y mariscos capturados en ciertos lugares.

Algunos pescados y mariscos también pueden acumular microorganismos causantes de enfermedades, como bacterias y virus, que podrían presentar un riesgo de salud para los consumidores. Estos riesgos a menudo se gestionan limitando o impidiendo la recolección de mariscos de aguas contaminadas.

Los 50 estados y algunos territorios y tribus de los EE. UU. cuentan con recomendaciones de consumo para proteger a las personas contra los posibles riesgos de salud de comer pescado contaminado capturado en aguas locales. La EPA alienta a los estados, territorios y tribus a emitir también pautas de consumo seguro para que las personas sepan qué pescados pueden comer sin problemas, y fomentar el consumo de pescados y mariscos como parte de una dieta saludable.

¿Qué es una recomendación sobre el consumo de pescado?

Una recomendación sobre el consumo de pescado es una advertencia de limitar o evitar comer ciertas especies de pescados o mariscos capturados en ciertos cuerpos de agua específicos o en ciertos tipos de cuerpos de agua (por ejemplo, lagos, ríos o aguas costeras) debido a la contaminación química.

Las recomendaciones pueden emitirse para el público en general o para grupos específicos de personas en riesgo, como:

  • Quienes consumen mucho pescado
  • Ancianos
  • Embarazadas
  • Madres lactantes
  • Niños

Una recomendación de un cuerpo de agua o tipo de cuerpo de agua específico puede abarcar más de una especie de peces afectada o más de un contaminante químico.

La EPA se asocia con los estados, territorios, tribus y otras agencias federales y organizaciones para recopilar y estudiar datos sobre los tejidos de pescados e informar sobre el desarrollo de recomendaciones y pautas para el consumo seguro de pescados y mariscos. La EPA se centra principalmente en las recomendaciones y los estudios sobre pescados capturados localmente.

¿Debería preocuparme por el consumo de pescados y mariscos?

Para la mayoría de las personas, el riesgo de comer pescados y mariscos contaminados no implica un problema de salud. Sin embargo, algunos grupos más sensibles, como las embarazadas, los niños y los ancianos, están expuestos a un mayor riesgo de salud que otros. Además, algunas personas están en mayor riesgo simplemente porque comen mucho más pescado que otras.

En 2004, la EPA y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas e inglés) emitieron una recomendación conjunta sobre los riesgos de comer ciertos pescados y mariscos en los que se descubrieron altas concentraciones de mercurio.

En junio de 2014, las agencias emitieron un borrador de la recomendación actualizada, orientada a quienes están en mayor riesgo por la exposición al mercurio, incluidas mujeres embarazadas o que podrían embarazarse, niños y madres lactantes.

La EPA y la FDA recomendaban que las embarazadas y las madres lactantes, las mujeres que podrían quedar embarazadas y los niños pequeños comieran más pescado con bajo nivel de mercurio, para aprovechar los importantes beneficios en la salud y el desarrollo que ofrece este alimento.

La recomendación en el borrador de 2014 sugiere que las embarazadas coman al menos 8 onzas y hasta 12 onzas (de 2 a 3 porciones) por semana de una variedad de pescados con bajo nivel de mercurio para favorecer el crecimiento y el desarrollo fetal.  Los pescados con bajo nivel de mercurio incluyen algunos de los que se comen con mayor frecuencia, como:

  • Camarones
  • Gado o abadejo
  • Salmón
  • Atún enlatado claro
  • Tilapia
  • Pez gato o bagre
  • Bacalao

Las mujeres embarazadas o lactantes deben evitar cuatro tipos de pescado que están asociados con altos niveles de mercurio:

  • Blanquillo o lofolátilo del Golfo de México
  • Tiburón
  • Pez espada
  • Macarela rey o caballa

Además, la recomendación en borrador actualizada sugiere limitar el consumo de atún blanco (albacora) a 6 onzas por semana.

El borrador también ofrece pautas para comer pescados capturados en arroyos, ríos y lagos locales, y alienta a los consumidores a seguir las recomendaciones sobre el consumo de pescado de las jurisdicciones locales. Si no hay recomendaciones disponibles, los adultos deben limitar el consumo total de pescado local a 6 onzas por semana y de 1 a 3 onzas por semana para los niños.

¿Qué está haciendo la EPA para protegerlo de los pescados y mariscos contaminados?

La EPA colabora con los estados y las tribus en el desarrollo de información para que puedan emitir recomendaciones locales sobre el consumo de pescado. Para apoyar esta iniciativa, la EPA realiza y publica investigaciones sobre la contaminación de peces y análisis de tejidos de pescados.

La EPA también trabaja con socios estatales, tribales y federales (en inglés) para proporcionar información sobre qué especies de pescados son seguros para el consumo, y también trabaja para reducir los contaminantes en el medio ambiente y proteger los hábitats acuáticos.

Inicio de la página

ACTÚE:  Manténgase saludable comiendo con inteligencia

La EPA trabaja para ofrecer información en diversos formatos alentando a las personas a comer pescado como parte de una dieta saludable. Estos recursos proporcionan información sobre especies de peces específicas cuyo consumo es seguro y sin restricciones.

man with fishEl propósito de este folleto es no desalentarlo a que coma pescado, sino ayudarlo a seleccionar y preparar aquellos pescados que tienen un bajo nivel de contaminantes químicos. Siguiendo estas recomendaciones, usted y su familia podrán seguir disfrutando de los beneficios de comer pescado .

·Mariscos frescos y congelados: cómo seleccionarlos y servirlos de forma segura

Otras agencias, como la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y el Servicio Nacional de Pesca Marítima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), se centran en la acuicultura y la administración de las pescaderías comerciales. La FDA ha desarrollado consejos básicos de seguridad alimentaria sobre la compra, preparación y almacenamiento de pescados y mariscos, para ayudar a que usted y su familia disfruten en forma segura del sabor y la nutrición que aportan estos alimentos.

Inicio de la página