Un sitio oficial del Gobierno de Estados Unidos.

Estamos realizando cambios en espanol.epa.gov. Si la información que está buscando no está disponible aquí, podría encontrarla en el Archivo Web de la EPA o en la captura de pantalla del sitio web de EPA del 19 de enero de 2017 (en inglés).

El éxito en el control del mosquito: un enfoque integrado

El control del mosquito requiere un enfoque integral efectivo que esté científicamente probado y comprobado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA) colaboran en actividades de control del mosquito en Estados Unidos para el control de enfermedades. Al observar la información biológica sobre la vida y la reproducción del mosquito y la información epidemiológica sobre la enfermedad, las dos organizaciones desarrollaron una metodología sobre la mejor manera de controlar el mosquito. Los CDC y la EPA ayudan a Puerto Rico a aplicar esta metodología para desarrollar exitósamente un programa y enfoque sostenibles con el fin de controlar el mosquito que transmite Zika, dengue, chikungunya y otras enfermedades.

El manejo exitoso del mosquito requiere la intervención en algún momento durante el ciclo de vida del mosquito antes de que pique e infecte a un ser humano.

El mejor enfoque para el control del mosquito toma en consideración cada etapa de la vida de un mosquito con el fin de lograr el control, utilizando un enfoque unificado que se denomina manejo integrado de plagas (IPM).

Gestión integrada de plagas

La EPA y los CDC alientan a todas las comunidades y todos los distritos de control del mosquito, incluídos aquellos en los territorios como Puerto Rico, a que se adhieran estrictamente a la IPM. La IPM es un enfoque sensato, basado en la ciencia, para el manejo de plagas y vectores, como los mosquitos. La IPM utiliza una variedad de técnicas de manejo de plagas enfocadas en la prevención y la reducción de plagas y la eliminación de las condiciones que conducen a las infestaciones de plagas. Los programas de IPM también dependen en gran medida de la educación del residente y del monitoreo de plagas.

Una estrategia de IPM exitosa puede utilizar pesticidas. La IPM utiliza una combinación de formas para controlar las poblaciones de mosquitos con decisiones basadas en la vigilancia, tales como realizar un seguimiento o contar la cantidad y tipos de mosquitos en un área. La vigilancia es un componente fundamental de cualquier programa de IPM exitoso ya que los resultados de la vigilancia ayudarán a determinar la respuesta adecuada ante una infestación. Las infestaciones extensas, o aquellas en las que se presentan enfermedades, merecen una respuesta diferente que reducirá los niveles de infestación.

Los CDC y la EPA reconocen una necesidad legítima e imperiosa de utilizar intervenciones químicas, bajo ciertas circunstancias, para controlar al mosquito adulto. Esta afirmación es especialmente cierta durante los períodos de transmisión de enfermedades propagadas por mosquitos o cuando la reducción de fuentes y el control de larvas fracasan o no son viables. Puerto Rico trabajó activamente para controlar al mosquito que transmite Zika durante seis meses aproximadamente; sin embargo, las poblaciones de mosquitos aumentan y es necesario implementar métodos adicionales para controlar al mosquito durante su etapa adulta.

Una estrategia de control del mosquito integrada y exitosa incluye varias tácticas para eliminar al mosquito y su hábitat. Cuatro tácticas fundamentales son:

  1. Eliminar los hábitats del mosquito
  2. Utilizar barreras estructurales
  3. Controlar al mosquito en la etapa larval
  4. Controlar al mosquito adulto

1. Eliminar los hábitats del mosquito

Una parte importante del control del mosquito alrededor de los hogares es asegurarse de que el mosquito no tenga un lugar para depositar sus huevos. Debido a que los mosquitos necesitan agua para dos etapas de su ciclo de vida, es importante controlar que no existan fuentes de agua.

  • Elimine el agua estancada en canaletas de lluvia, neumáticos viejos, baldes, tapas de plástico, juguetes o cualquier otro recipiente donde el mosquito pueda reproducirse.
  • Los CDC están proporcionando una gran cantidad de fondos para la compra de trituradoras de neumáticos para Puerto Rico. Esto es importante ya que los neumáticos usados o desechados pueden acumular agua que atrae al mosquito y provoca un aumento en la reproducción del mismo.
  • Vacíe y cambie el agua de los bañaderos de aves, las fuentes, las piscinas para niños, los barriles para recoger agua de lluvia y las bandejas de plantas en tiestos al menos una vez a la semana para eliminar los posibles hábitats del mosquito.
  • Drene las piscinas de agua temporales o llenas de suciedad.
  • Mantenga el agua de las piscinas tratada y en circulación.

2. Utilizar barreras estructurales

Ya que las picaduras del mosquito Aedes frecuentemente ocurren en el interior, utilizar barreras estructurales es una forma importante de reducir la incidencia de picaduras. Estos son algunos ejemplos de barreras estructurales:

  • Coloque mallas (escrines) en ventanas y puertas, si aún no las ha instalado.
  • Cubra todos los huecos en paredes, puertas y ventanas para evitar que los mosquitos ingresen.
  • Asegúrese de que las mallas de las ventanas y puertas impidan el ingreso de insectos.
  • Cubra los portabebés y las camas con mosquiteros. Mosquiteros pueden ser especialmente importantes para evitar que una persona enferma sufra picaduras de mosquitos, los cuales pueden transmitir la enfermedad a otras personas.

 3. Controlar al mosquito en la etapa larval

El mayor impacto en las poblaciones de mosquitos se producirá cuando éstas estén concentradas, inmóviles y accesibles. Este énfasis se enfoca en el manejo del hábitat y el control de las etapas inmaduras (huevo, larva y pupa) antes de que el mosquito emerja en su forma adulta. Este enfoque maximiza la eficacia de la aplicación de plaguicidas y reduce al mínimo el uso a partir de la aplicación generalizada de plaguicidas. Los larvicidas atacan a la larva en el hábitat de reproducción antes de que pueda madurar en mosquitos adultos y dispersarse. El tratamiento de larvicidas en los hábitats de reproducción ayuda a reducir la población de mosquitos adultos en las zonas cercanas.

El mosquito Aedes aegypti puede utilizar lugares o hábitats naturales (por ejemplo, orificios de árboles y hendiduras en las plantas) y recipientes artificiales con agua para depositar sus huevos. Durante el día, deposita sus huevos en agua que contiene materia orgánica (por ejemplo, hojas en descomposición, algas, etc.), en recipientes con aberturas amplias.  Prefiere recipientes de color oscuro, situados en la sombra.  Otros sitios donde pueden depositar sus huevos son: neumáticos viejos, baldes, juguetes, bandejas y platos de plantas en tiestos, tapas de plástico e incluso lugares tan pequeños como tapas de botellas.

Las intervenciones de huevos y larvas son generalmente la manera más eficaz y menos costosa de controlar al mosquito. Sin embargo, es poco probable que estas intervenciones sean completamente eficaces, especialmente para los mosquitos como el Aedes aegypti que se reproduce en lugares variados y dispersos. En estos casos, la eliminación o el tratamiento de toda el agua estancada, o la mayor parte de ésta, puede ser casi imposible. El éxito de las medidas de control deberá complementar la eliminación de hábitat con otros medios de control.

La participación de la comunidad es esencial para estas intervenciones, especialmente en zonas urbanas como San Juan, Puerto Rico. Los residentes, vecinos y propietarios pueden ser proactivos en la eliminación del agua estancada o alertar a otros de su presencia para eliminar incluso las más pequeñas fuentes de agua estancada. El Aedes aegypti evolucionó de una manera que le permite reproducirse incluso en los entornos más desafiantes.

Existe una variedad de ingredientes activos registrados por la EPA utilizados en larvicidas. Se recomienda que un experto elija el larvicida que se utilizará en un área determinada ya que la elección dependerá de una variedad de factores, incluyendo el riesgo potencial humano o ambiental, el costo, la resistencia y la facilidad de uso.

4. Controlar al mosquito adulto

Utilizar un pesticida registrado por la EPA es una de las opciones más rápidas y mejores para combatir un brote de enfermedades transmitidas por mosquitos que es propagado por mosquitos adultos. Los plaguicidas registrados para este uso son conocidos como adulticidas.  Los adulticidas se aplican por medio de aplicaciones aéreas por aviones o en el suelo por medio de pulverizadores montados en camiones.

Las técnicas de fumigación aérea pueden tratar grandes áreas con solo pequeñas cantidades de plaguicidas y son un método seguro que se utiliza hace más de 50 años. Estas fumigaciones aéreas fueron exhaustivamente evaluadas por la EPA y no presentan riesgos para las personas o el medio ambiente cuando se utilizan de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta. 

Los adulticidas de mosquitos se aplican como una pulverización de ultra bajo volumen (UBV). Los pulverizadores de UBV dispensan gotas de aerosol extremadamente pequeñas. El insecticida naled, por ejemplo, utiliza 80 micras o menos, lo cual significa que cientos de miles de gotas podrían caber dentro de algo tan pequeño como un guisante. Cuando se libera desde un avión, se pretende que estas pequeñas gotas permanezcan en el aire el mayor tiempo posible y se propaguen a través de un área por encima del suelo exterminando a los mosquitos que se encuentran en el aire al contacto. El tamaño pequeño de la gota aumenta la eficacia del pesticida, lo cual significa que se utilizará menos plaguicida y las personas y el medio ambiente estarán más protegidos.

Entidades académicas, la industria y los organismos gubernamentales han realizado una investigación científica extensa para identificar el tamaño de gota adecuado para cada compuesto. Las boquillas de los equipos son sometidas a rigurosas pruebas antes de ser vendidas a los controladores de mosquitos. Las aplicaciones de UBV envuelven cantidades muy pequeñas del ingrediente activo de pesticidas en relación al tamaño del área tratada.

Se puede elegir entre una variedad de adulticidas registrados. Se recomienda que un experto elija el adulticida que se utilizará en un área determinada ya que la elección dependerá de una variedad de factores, tales como el tipo de mosquito, la resistencia del mosquito a determinados tipos de pesticidas, el clima, etc. En Puerto Rico, el naled fue el único producto existente que demostró un 100 % de susceptibilidad en todas las poblaciones analizadas. 

En el territorio continental de EE.UU. se logró reducir rápidamente las poblaciones de mosquitos por medio del uso de naled. Este pesticida se utilizó para el control rutinario del mosquito y después de desastres naturales, tales como huracanes e inundaciones en millones de acres en todo EE. UU. El naled se utilizó recientemente para el control del mosquito en Florida, Texas, Luisiana, Georgia, Carolina del Sur, Washington, California , Nevada y en varios otros estados. El insecticida se utilizó en áreas metropolitanas densamente pobladas, como Miami, y en áreas menos pobladas.

En 2004, se utilizó ampliamente para el tratamiento de ocho millones de acres en todo la Florida, como parte de las respuestas de emergencia a los huracanes.  En 2005, después del huracán Katrina, cinco millones de acres de Luisiana, Misisipí y Texas fueron tratados con naled para eliminar al mosquito. 

Inicio de la página