Un sitio oficial del Gobierno de Estados Unidos.

Estamos realizando cambios en espanol.epa.gov. Si la información que está buscando no está disponible aquí, podría encontrarla en el Archivo Web de la EPA o en la captura de pantalla del sitio web de EPA del 19 de enero de 2017 (en inglés).

Calidad del aire interior

Cómo mejorar la calidad del aire de los interiores

TLa información proporcionada aquí se basa en el entendimiento técnico y científico actual de los problemas presentados. Seguir los consejos brindados no necesariamente ofrecerá protección completa en todas las situaciones o contra todos los peligros para la salud que puedan ser causados por la contaminación del aire interior.

Existen tres estrategias básicas para mejorar la calidad del aire de los interiores:

  1. Control de fuentes
  2. Mejor ventilación
  3.  Filtros de aire

Control de fuentes

Usualmente, la manera más eficaz de mejorar la calidad del aire de los interiores es eliminar las fuentes de contaminación individuales o reducir sus emisiones.

Algunas fuentes, como las que contienen asbesto, pueden estar selladas o cerradas; otras, como las estufas de gas, pueden ajustarse para disminuir la cantidad de emisiones. En muchos casos,
el control de fuentes también es un enfoque más rentable para proteger la calidad del aire de los interiores que incrementar la ventilación, ya que incrementar la ventilación puede incrementar los costos de energía. 

Inicio de la página


Mejoras en la ventilación

En la mayoría de los problemas de calidad del aire interior en el hogar, el control de la fuente es la solución más eficaz. 

Para la mayoría de los problemas de calidad del aire en espacios cerrados en las casas, el control de fuentes es la solución más rentable.

Otro enfoque para disminuir las concentraciones de contaminantes del aire en espacios cerrados en su casa es incrementar la cantidad de aire externo que ingresa al interior.

La mayoría de los sistemas de calefacción y enfriamiento domésticos, incluidos los sistemas de calefacción por aire forzado, no hacen ingresar mecánicamente aire fresco a la casa. Abrir ventanas y puertas, hacer funcionar ventiladores de ático o ventana, cuando el clima lo permite, o poner en marcha un aire acondicionado de ventana con el control de salida de aire abierto incrementa el índice de ventilación exterior. Los ventiladores de cocina o baño locales que sacan el aire al exterior eliminan los contaminantes directamente desde la sala donde se encuentra el ventilador y también incrementan el índice de ventilación de aire externo.

Los diseños avanzados de las nuevas casas están comenzando a ofrecer sistemas mecánicos que hacen ingresar el aire externo a la casa.

Algunos de estos diseños incluyen ventiladores de recuperación del calor de bajo consumo (también conocidos como intercambiadores de calor por aire).

La ventilación y la sombra pueden ayudar a controlar las temperaturas interiores. La ventilación también ayuda a eliminar o diluir los contaminantes transmitidos por el aire en espacios cerrados que provienen de fuentes interiores. Esto reduce el nivel de contaminantes y mejora la calidad del aire de los interiores (IAQ). Evalúe detenidamente el uso de ventilación para reducir los contaminantes del aire en espacios cerrados donde puede haber fuentes exteriores cercanas de elementos contaminantes, como humo o desechos.

La introducción de aire externo es un factor importante al promover la buena calidad del aire.
El aire puede ingresar a una casa de varias formas diferentes, incluidas las siguientes:

  • a través de ventilación natural, como ventanas y puertas;
  • a través de medios mecánicos, como entradas de aire externo asociadas con el sistema
    de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC);
  • mediante la infiltración, un proceso por el cual el aire externo ingresa a la casa a través de aberturas, juntas y rajaduras en paredes, pisos y cielorrasos, y alrededor de ventanas y puertas.

La infiltración ocurre hasta cierto punto en todas las casas.

La ventilación natural describe el movimiento del aire a través de puertas y ventanas abiertas. Si se usa de forma adecuada, la ventilación natural a veces puede ayudar a moderar la temperatura del aire en interiores, que puede llegar a ser demasiado caliente sin sistemas de aire acondicionado, o cuando los cortes de electricidad o las bajas de tensión limitan el uso del aire acondicionado o lo hacen imposible.

La ventilación natural también puede mejorar la calidad del aire de los interiores al reducir los contaminantes que se encuentran en espacios cerrados. Los ejemplos de ventilación natural son:

  • abrir puertas y ventanas,
  • cerrar las persianas para obtener sombra

​La mayoría de los sistemas de aire acondicionado y los sistemas de calefacción por aire forzado residenciales no hacen ingresar el aire externo a la casa de forma mecánica, y se recurre a la infiltración y la ventilación natural para hacer ingresar el aire externo a la casa. Los diseños avanzados para las nuevas casas están comenzando a agregar una función mecánica que hace ingresar el aire externo a la casa a través del sistema de HVAC. Algunos de estos diseños incluyen ventiladores de recuperación del calor de bajo consumo para mitigar el costo de refrigeración y calefacción de este aire durante el verano y el invierno.

 

Inicio de la página


Filtros de aire

Existen muchos tipos y tamaños de filtros de aire en el mercado, que van desde modelos de mesa relativamente económicos hasta sistemas de toda la casa sofisticados y costosos. Algunos filtros de aire son muy eficaces en la eliminación de partículas, mientras que otros, incluida la mayoría de los modelos de mesa, son mucho menos eficaces. Por lo general, los filtros de aire no están diseñados para eliminar contaminantes gaseosos.

La efectividad de un filtro de aire depende de cómo recoge contaminantes del aire de interiores (expresado como un índice de eficiencia porcentual) y de cuánto aire extrae a través del elemento de limpieza o filtro (expresado en pies cúbicos por minuto).

Un recolector muy eficaz con un índice de circulación del aire bajo no será eficaz, y tampoco
lo será un filtro con un índice de circulación del aire alto, pero un recolector menos eficaz. El rendimiento a largo plazo de cualquier filtro de aire depende de mantenerlo de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Otro factor importante para determinar la eficacia de un filtro de aire es la potencia de la fuente contaminante. Los filtros de aire de mesa, en particular, no pueden eliminar suficientes cantidades de contaminantes de fuentes potentes cercanas. Las personas con sensibilidad a fuentes particulares pueden encontrar que los filtros de aire son útiles solo junto con esfuerzos coordinados para eliminar la fuente.

Durante los últimos años, algunas publicidades han sugerido que está demostrado que las plantas de interiores reducen los niveles de algunas sustancias químicas en experimentos de laboratorio. Sin embargo, actualmente no hay pruebas de que una cantidad razonable de plantas de interiores eliminen cantidades significativas de contaminantes en casas y oficinas. A las plantas de interiores no se las debe regar en exceso porque la tierra demasiado húmeda puede promover el crecimiento de microorganismos que pueden afectar a las personas alérgicas.

En el presente, la EPA no recomienda usar filtros de aire para reducir los niveles de radón y sus productos de desintegración. La efectividad de estos dispositivos es incierta porque solo eliminan parcialmente los productos de desintegración del radón y no disminuyen la cantidad de radón que ingresa a la casa. La EPA planea realizar una investigación adicional acerca de si los filtros de aire son, o podrían ser, un medio confiable para reducir el riesgo para la salud por exposición al radón. 

Inicio de la página