Introducción a las chinches

Foto cortesía de CDC/CDC-DPPx; Blaine Mathison—vista por encima de una chinche con escala de milímetros al ladoInformación relacionada en inglés (English)

La chinche común (Cimex lectularius) ha sido una plaga durante mucho tiempo, se alimenta de sangre, sus picaduras producen comezón y, generalmente, esto irrita a sus huéspedes humanos.  La Agencia de Protección Ambiental (EPA), los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) consideran que las chinches son una plaga en el sector de la salud pública. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de las plagas en el sector de la salud pública, las chinches no transmiten ni propagan enfermedades.

Sin embargo, pueden causar otros problemas de salud pública, por lo que es importante prestar mucha atención a la prevención y el control de las chinches.

Los expertos creen que el reciente aumento de las chinches en Estados Unidos puede ser consecuencia de más viajes, falta de conocimiento sobre la prevención de infestaciones, el aumento en la resistencia de las chinches a los pesticidas, y la ineficacia de las prácticas de control de plagas.

La buena noticia es que hay formas de controlar las chinches. Obtener información buena y útil es el primer paso en la prevención y el control. Si bien no hay un producto químico de rápida solución, existen estrategias eficaces para controlar las chinches que involucran métodos químicos como no químicos.

Las chinches pueden ser difíciles de encontrar e identificar dado su pequeño tamaño y hábito de quedarse escondidas. Saber qué aspecto tienen es de gran ayuda, ya que en las diversas etapas de vida tienen diferentes formas.

Más información

Inicio de la página