Un sitio oficial del Gobierno de Estados Unidos.

Estamos realizando cambios en espanol.epa.gov. Si la información que está buscando no está disponible aquí, podría encontrarla en el Archivo Web de la EPA o en la captura de pantalla del sitio web de EPA del 19 de enero de 2017 (en inglés).

EPA en español

El humo de la leña y su salud

La versión en inglés

¿Qué es el humo de leña? 

Se forma humo cuando se quema leña y otra materia orgánica. El humo que proviene de la quema de leña está hecho de una mezcla compleja de gases y partículas finas (también llamada contaminación por partículas, material particulado o PM). Además de la contaminación por partículas, el humo de leña contiene muchos contaminantes del aire nocivos tóxicos que incluye: benceno, formaldehído, acroleína e hidrocarburos aromáticos policlínicos (PAH, por sus siglas en inglés). Cuanto mejor se queme la leña (por ejemplo: al utilizar estufas a leña certificadas por la EPA, y leños secos y curados), se crea menos cantidad de humo.

Efectos del humo de leña sobre la salud

Puede que el humo huela bien, pero no es bueno para la salud. La mayor amenaza del humo proviene de las partículas finas, también llamadas material particulado o PM2,5. Estas partículas microscópicas pueden entrar en los ojos o sistema respiratorio, y provocar ardor en los ojos, goteo nasal, y enfermedades, como bronquitis. Las partículas finas pueden empeorar los síntomas del asma y desencadenar ataques de asma. Las partículas finas también pueden desencadenar infartos de miocardio, ritmo cardíaco irregular e insuficiencia cardíaca, en especial en personas que ya están en riesgo por estas enfermedades. Averigüe más acerca de los efectos de las partículas finas sobre la salud y el medio ambiente. 

¿Quién corre riesgos debido al humo de leña?

El humo de leña puede afectar a todo el mundo, pero los niños, los adolescentes, los adultos mayores, y las personas con enfermedades pulmonares, que incluye el asma y el EPOC, o las personas con enfermedades cardíacas son las más vulnerables. Las investigaciones indican que la obesidad y la diabetes también pueden aumentar el riesgo.  Las madres primerizas o embarazadas también querrán tomar precauciones sobre cómo proteger la salud de sus bebes, debido a que algunos estudios indican que pueden correr mayores riesgos. 

Es importante limitar la exposición al humo, en especial si es más susceptible que otros:

  • Si padece una enfermedad cardíaca o pulmonar, como insuficiencia cardíaca congestiva, angina de pecho, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfisema o asma, puede que experimente efectos sobre la salud más rápido
    o a niveles menores de exposición al humo que la gente sana.
  • Los adultos mayores son más propensos a verse afectados por el humo, posiblemente debido a que es más factible que sufran de enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas que la gente más joven.
  • Los niños también son más susceptibles al humo por muchas razones; sus sistemas respiratorios todavía se encuentran en desarrollo; respiran más aire (y contaminación del aire) por kilo de peso corporal que los adultos; y son más propensos a realizar actividades al aire libre.

Averigüe cómo reducir el humo de leña y disminuir el riesgo.

Inicio de la página

Efectos del humo de leña sobre el medioambiente 

Las partículas en el humo de leña pueden reducir la visibilidad (bruma) (new Spanish page) y ocasionar daños ambientales y estéticos en nuestras comunidades y espacios pintorescos, como los parques nacionales.